Actualidad

Actualidad

Leucemia infantil: descubren su causa probable y se abre la posibilidad de prevenirla

El resultado de una investigación de más de 30 años sugiere que la exposición de los bebés a microbios benignos podría protegerlos de la enfermedad

Es uno de los descubrimientos más importantes de este año. Una investigación de más de 30 años de trabajo en genética, biología celular, inmunología, epidemiología y estudios en animales identificó, por primera vez, la causa probable de la leucemia linfoblástica aguda (LLA) y deja abierta la posibilidad de que prevenirse.

El estudio fue publicado por la revista especializada Nature Review Cancer (A casual mechanism for chilhood acute lymphoblastic leukaemia) y liderado por el Dr. Mel Greaves del Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido, ubicado en Londres. El trabajo evaluó la más basta muestra de evidencia científica disponible acerca de la leucemia linfoblástica aguda (LLA), el tipo más común de cáncer infantil, con mayor prevalencia en países desarrollados  y una incidencia que aumenta un 1% anualmente.

La investigación concluye que la enfermedad es causada por un proceso de ‘dos pasos’  que incluye mutación genética y exposición a la infección, lo que abre la posibilidad de que la enfermedad pueda prevenirse con tratamientos para “estimular” o “preparar” el sistema inmune en la infancia.

El primer paso implica una mutación genética que tiene lugar en el feto antes del nacimiento y que predispone a los niños a la leucemia, aunque no es determinante porque solo el 1% de los niños que nacen con este cambio genético desarrollan la enfermedad.

En el segundo paso se sugiere que la enfermedad se desencadena más txarde, en la infancia, por la exposición a una o más infecciones comunes, pero principalmente en niños que experimentaron una infancia “limpia” (exceso de higiene) en el primer año de vida, sin mucha interacción con otros bebés o niños mayores, resultando en un mal funcionamiento del sistema inmune. En ausencia de cebado temprano, puede desencadenarse la leucemia.

Según declaraciones del Dr. Greaves que recoge el comunicado emitido por el Instituto de Investigación del Cáncer (ICR, por sus siglas en inglés), esta investigación descarta como causal de la enfermedad posibles causas ambientales, como radiación ionizante, cables de electricidad, ondas electromagnéticas o sustancias químicas creadas por el hombre, etc.

 

Proceso de dos pasos

Los estudios en gemelos idénticos con LLA del Dr. Greaves mostraron que se requerían dos “hits” o mutaciones.

El primero surge en un gemelo en el útero pero produce una población de células premalignas que se diseminan en el otro gemelo a través de su suministro sanguíneo compartido. La segunda mutación surge después del nacimiento y es diferente en los dos gemelos.

Los estudios de población en personas junto con experimentos con animales sugieren que este segundo “hit” genético puede desencadenarse por infección, probablemente por una variedad de virus y bacterias comunes. En un grupo único de casos investigados por el Dr. Greaves y sus colegas en Milán, todos los casos fueron infectados con un virus de la gripe.

Los investigadores también usaron ratones de diseño con un gen activodisparador de la leucemia, y descubrieron que cuando los trasladaban de un ambiente ultra limpio y libre de gérmenes a uno que tenía microbios comunes, los ratones desarrollaron LLA.

Puede prevenirse

El Dr. Greaves ahora está investigando si la exposición anterior a “estimulantes” inofensivos podría prevenir la leucemia en ratones, con la posibilidad de que se pueda prevenir en los niños a través de medidas como exponerlos a microbios comunes pero benignos.

El investigador enfatiza dos advertencias:

  • Aunque los patrones de exposición a infecciones comunes parecen ser críticos, el riesgo de leucemia infantil, al igual que el de los cánceres más comunes, también está influenciado por la susceptibilidad genética heredada y la probabilidad.
  • La infección como causa se aplica específicamente a la LLA: otros tipos más raros, como la leucemia infantil y la leucemia mieloide aguda, probablemente tengan diferentes mecanismos causales.

“He pasado más de 40 años investigando la leucemia infantil, y durante ese tiempo ha habido un gran avance en nuestra comprensión de su biología y su tratamiento, por lo que hoy en día se curan alrededor del 90% de los casos”, asegura Greaves. “Pero siempre me ha impresionado que algo grande faltaba, un vacío en nuestro conocimiento: por qué o cómo los niños sanos desarrollan leucemia y si este cáncer se puede prevenir (…) Esta investigación es la culminación de décadas de trabajo, y al final proporciona una explicación creíble de cómo se desarrolla el tipo principal de leucemia infantil“, agregó en el comunicado del ICR.

“Espero que esta investigación tenga un impacto real en la vida de los niños. La implicación más importante es que la mayoría de los casos de leucemia infantil pueden prevenirse (…) Se podría actuar de la misma manera que actualmente se está considerando para enfermedades autoinmunes o alergias, quizás con intervenciones simples y seguras para exponer a los bebés a una variedad de ‘impulsos’ comunes e inofensivos”, concluyó.

 

Fuente: ICR

Fuente/s:

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close