Actualidad

Actualidad

¿Qué significa el color de las lesiones dermatológicas pediátricas?

Océano Medicina comparte algunas claves de su curso Dermatología Pediátrica. Diagnóstico visual y clínico para favorecer la identificación de lesiones cutáneas en niños

La inspección visual es la primera exploración que utilizan los pediatras al momento de  examinar un proceso dermatológico. En esas instancias, es fundamental que el o la profesional conozca las características de las lesiones o erupciones cutáneas, a fin de poder sacar análisis concluyentes y favorecer esta fase del diagnóstico.

Los pasos a seguir para el diagnóstico visual de una erupción cutánea exigen conocer la morfología de cada erupción, su distribución, forma, características y su color.

Todos esos pasos se encuentran explicados a profundidad en el programa de formación Dermatología Pediátrica. Diagnóstico visual y clínico, impartido de forma 100% por Océano Medicina y elaborado por el doctor Yon Albisu, exjefe del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Donostia, San Sebastián; y exprofesor titular de Pediatría de la Universidad del País Vasco.

Basados en el contenido de este destacado curso que ya está disponible para su inscripción, se comparte un extracto referido al rol y significado de los colores asociados a los padecimientos cutáneos.

Es de destacar que buena parte de las lesiones dermatológicas presenta una distribución característica del color y tonos dominantes y que estos colores tienden a cambiar a medida que las lesiones progresan en su ciclo natural.

Los que indica el color

La búsqueda de colores típicos permite identificar lesiones primarias. Como colores básicos tenemos: Café, proveniente de los melanocitos; Rojo, derivado de la sangre arterial; Azul; derivado de la sangre venosa; Amarillo, del caroteno que se encuentra en la epidermis y blanco amarillento, de la epidermis y capa córnea.

  • Rojo: El color rojo puede ser resultado de la vasodilatación o hiperemia producida por la inflamación. Un color más oscuro o de tono púrpura sugiere extravasación de los hematíes. Si al presionar la lesión, ésta se blanquea, sugiere que el rubor es debido a vasodilatación o infección. Por el contrario, si la lesión no modifica su coloración, indica daño vascular, con la consiguiente extravasación de los hematíes en la dermis.
  • Amarillo: La coloración amarillenta se aprecia en las lesiones que contienen lípidos, como los xantomas, o por efecto de la bilirrubina, como en la ictericia.
  • Marrón, azul, gris, negro: Son variaciones de color en relación con el incremento de la melanina o de la hemosiderina en la piel. Cuanto más superficial sea la localización de la pigmentación cutánea, más oscuro será el color. La melanina localizada en la dermis profunda se percibe como un tono gris-azulado debido al efecto Tyndall.
  • Hasta cierto punto los colores que pueden observarse indican la profundidad de la lesión, lo mismo que el estadio de un ciclo evolutivo. Al describir la lesión, utilizamos los siguientes términos: blanca, pigmentada, plateada, amarillenta, eritematosa, azul.

Otros términos dermatológicos:

  • Despigmentación: cualquier alteración del color normal de la piel.
  • Hipopigmentación: disminución de la pigmentación normal de la zona particular descrita.
  • Acromia: falta total de pigmentación, la zona es blanca.
  • Hiperpigmentación o hipercromía: se refiere a un mayor grado de melanización que puede incluir otros tipos de coloración oscura de la piel.
  • Liquenificación: engrosamiento de la piel semejante al cuero que se produce por irritación crónica o inflamación. La piel es más gruesa de lo normal con acentuación de sus líneas normales.

Fuente/s:

-Dermatología Pediátrica. Diagnóstico visual y clínico. Océano Medicina. 2019

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close